sábado, 29 de mayo de 2021

La noche de las lamentaciones.Crónica de una muerte anunciada.

 

La noche de las lamentaciones.
Crónica de una muerte anunciada.

Unas madres desesperadas maúllan en la noche, miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau,miau.


Madre grita más fuerte le dice su último cachorrillo, que te escuchen las estrellas, reclama al cielo lo que están haciendo con nosotros. La noche se izó silencio, el búho  observaba a la desgarradora madre, y su cachorro en sus lamentos decían ¡Ay Madre!? Por qué los hombres están haciendo esto con nosotros ¿ ?qué  pecado hemos cometido para que nos envenenen¿

 

La vieja higuera fue testigo de la alegría de este patio cuando doña Demetria daba clase a sus parvulitos, desde su abandono solo fueron tristezas, lo dejaron a su suerte y por 50 años lo habitaron los gatos perdidos y las madres parturientas donde encontraron un hogar para criar a sus cachorritos. Su cachorrillo le pregunta a su mama, porque quieren echarnos de nuestra casa matándonos, y su mama le responde, hay hombres malvados que se matan entre ellos, y nosotros solo somos su capricho que un día nos quieren y otro nos abandonan o nos envenenan porque les estorbamos.

 

 

Mama es que nadie nos va a socorrer, la tapia es tan alta que no podemos saltarla, y fuera de aquí hay un mundo peligros para ti, nuestro destino está en manos de nuestro creador, él nos salvara de la crueldad de los hombres, ten paciencia criatura mía, toma un poco de mi pecho y duérmete que pronto amanecerá y Dios dispondrá algún decreto para nuestras vidas, duérmete cariño que yo te protegeré y pediré a nuestro señor que nos mande ayuda de los hombres buenos y que nos liberen de esta casa donde no nos quieren, donde nuestras vidas corren el mismo peligro que las anteriores generaciones.

 

         Descasar en paz cachorros míos, que pronto estaréis en un lugar donde nadie y nada os hará daño y recibiréis una mejor vida que aquí en la tierra, un lugar donde solo recibiréis amor,

 porque junto a nuestro señor nada os faltara.


No hay comentarios:

Publicar un comentario